viernes, 16 de mayo de 2014

Mojarritas Fritas

Hace un par de noches pude disfrutar de una cena fresquísima gracias a mi hijo de 12 años. Se fue a Isla Cristina con unos amigos a pasar el fin de semana y entre otras experiencias surgió la ocasión de salir a pescar con unos familiares de dicho amigo. Estos les enseñaron como ensartar la caña y echar el anzuelo, y ya no hubo quien pudiera recuperar la caña. Entre los dos pescaron un par de docenas de mojarras, un par de chocos y una dorada de las aguas de Punta Umbría. Y qué suerte la mía que al día siguiente tenía en casa parte de este botín para mi estomacal deleite.

Sólo tuve que limpiarlas; quitarle la cabeza, las tripas, la cola, las aletas y las escamas. Salar, enharinar y freir, recién llegadas del mar, frescas frescas y ricas ricas, y más si las pescó mi hijo. Lo mejor, la cara con la que me miraba mientras las disfrutaba.



¡¡¡Que me gusta el pescaito frito!!!

2 comentarios:

  1. Jajajaja un poco más y te quedas sin pescado... Con tanto limpiar. Q graciosa eres!!!!

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja ya me conoces, limpia limpia limpia!! Jajaja

    ResponderEliminar