viernes, 30 de mayo de 2014

Spaghetti Carbonara

¡Me encanta la pasta! La primera vez que tomé un plato de macarrones fue el 21 de agosto de 1980. ¿Qué cómo me acuerdo? Porque fue el día que mi madre salió corriendo para el hospital porque nacía mi hermana pequeña, Carolina; y mi tía Sole, que estaba de vacaciones con nosotros en el pueblo se hizo cargo de la cocina. Y pensando en hacer algo fácil y rápido para los siete niños que se le sentaban a la mesa, nos deleitó con unos, para mi, maravillosos macarrones con salsa de tomate natural y chorizo. ¡Qué placer!! Desde entonces indago en el mundo de la pasta y de la cocina italiana casi con obsesión, me encanta.

Esta receta de Spaguetti Carbonara es de un chico italiano llamado Antonio, novio (en aquel entonces) de mi amiga Marisa, con quien compartí casa en Londres. No recuerdo de qué zona de Italia era él, pero me contó que donde él vivía la auténtica salsa carbonara no lleva nata. Así es como me enseñó a hacerlo y así es como lo comemos en casa.



Ingredientes:

Spaghettis (500 g para cuatro personas), bacon (al menos 4 lonchas por persona), media cebolla, 3 dientes de ajo, aceite, sal, pimienta, huevos, parmesano rallado y perejil fresco picado.

Cómo lo hago:

Pongo a cocer los spaghetti en una olla grande con un chorreón de aceite y sal. Yo los dejo al dente que es cómo me gusta.

En una perola grande pongo a dorar la cebolla. Ya he contado muchas veces que no me gusta la cebolla pocha, así que cuando ya ha soltado todo el sabor, la saco y la tiro pero en la receta original no se hace así, sino que se deja tal cual en la perola. Así, la tiro, o según el caso, la retiro y la añado al plato del comensal que la quiera, pero esto ya al final... Cuando he retirado la cebolla, pongo a dorar los ajitos muy picados. Cuando estén dorados añado las tiras de bacon que habremos cortado en tiras finas. Lo rehogo todo. Bajo el fuego.

En un bol ponemos un huevo por comensal más 1 yema más por cada dos comensales. O sea, que en este caso serían 4 huevos más 2 yemas. Bato con un puntito de sal, y batidos los huevos, añado una pizca de pimienta, queso rallado en abundancia y el perejil fresco picado. Lo bato todo de nuevo.

Ya solo queda mezclar. Encendemos de nuevo el fuego medio, añadimos los spaghetti escurridos y rehogamos, que entre el aceitito por entre los spaghetti. A continuación, agregar los huevos batidos y remover todo el tiempo para que el huevo se reparta y no se asiente al fondo de la perola. Yo esto lo hago a fuego más bien bajo. Y ya está listo para servir y disfrutar, claro está!!



De este mismo chico guardo la receta de pasta con calabacín, pero esa para otro día...

2 comentarios:

  1. uff me encanta la pasta en todas sus variedades y la carbonara me flipa...que pinta y a esta hora más

    ResponderEliminar
  2. Dos platos nos tomamos cada uno, que bueno!! La próxima vez que la haga os aviso...

    ResponderEliminar