viernes, 22 de agosto de 2014

Guacamole

¡Por fin he preparado mi primer guacamole! Y repetiré seguro porque está buenísimo, se hace en un pis pas y, de momento, a mí ya me ha solucionado la cena de ayer y medio almuerzo de hoy. Lo bueno que tiene improvisar es que siempre te sorprendes, cualidad tan escasa en la vida cuando ya has vivido más de lo que estadísticamente te resta por vivir. Por eso, no saber de antemano lo que vamos a almorzar ni a cenar y decidirlo sobre la marcha en nuestra visita mañanera al mercado es, más que una actitud atolondrada, todo lo contrario. En fin, que no sabía qué llevarme, que los aguacates estaban en su punto, eran enormes, a 1,25 lerus la pieza y me dije: ¡nena, tú hoy aprendes y haces tu primer guacamole!

Utilicé:
Un aguacate maduro y bien requetegrande.
Medio limón.
Media cebolla.
Unas gotas de tabasco.
Sal.

Y nos ponemos: 
Pelamos el aguacate, extraemos la pulpa con una cuchara y a la batidora. El hueso lo guardamos porque, añadido al recipiente donde conservemos el guacamole, impedirá que se oxide y tome mal color. Pelamos y picamos la cebolla y a la batidora. Podéis utilizar la variedad que más os guste, que para eso están los gustos: la mía era morada, pero para el próximo guacamole probaré con otra más dulce. Exprimimos el medio limón, añadimos unas gotitas de tabasco y la famosa pizca de sal. Y ya está, sólo resta batir y enfriar. Yo lo unté sobre rebanadas de pan de olivas y fue un acierto. Y como me quedaban (y aún me quedan) gambitas de las que me dio mi madre (qué pasada, mami, gracias otra vez) me quedó un bocado exquisito. 




Lo he maridado con Simenon porque es el primero que se me ha ocurrido. ¡El belga va bien con todo! Y disfrutad cuanto podáis lo que queda del verano, que hasta dentro de un año no habrá más.

2 comentarios:

  1. Hola Belen. En justa compensación a tu magnifico comentario en mi blog hago uno en el tuyo, aunque ya te he contestado en el mío.
    Decirte que me encanta tu blog y desde ya lo he agregado a mis favoritos de cocina (El Comiditas, Farsarius, Contacto con lo Divino, Umami, Webos fritos, etc), me suscribiré.
    Yo soy un forofo de la comida sudamericana, los cebiches, tartares, sashimi, carpaccios y llevo haciendo años guacamole desde que estuve en Mexico por primera vez; yo no utilizo la batidora, el aguacate lo estrujo bien con un tenedor y la cebolleta la pico a cuchillo muy fina y le pongo dos ingredientes que tu no utilizas: aceite virgen de oliva para emulsionarlo todo y cilantro muy picado.
    Felicidades por el blog y aquí un cibernético amigo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por comentar, nos hace mucha ilusión! El blog no es mío: somos un montón de hermanas y una amiga aunque lo que es picar piedra, picamos pocas. Eso sí, todas guisan divinamente. Estamos casi seguras de que apenas lo vemos nosotras y nuestra madre (le encanta, ya sólo eso hace que merezca la pena continuar). Bueno, y esas visitas incomprensibles desde Polonia, Serengueti y sitios así, según las estadísticas. Yo creo que Google se lo inventa todo...en fin, que bienvenido!
    Respecto al guacamole, ya había decidido que cuando lo repitiera, lo haría a mano; no supone nada y va a quedar mejor. El soplo del aceite de oliva te lo agradezco mazo, porque a mí me pareció que lo necesitaba, pero no me atreví. Con el cilantro no me voy a atrever por ahora, si me paso, lo arruinaré y, si no utilizo cuatro o cinco hojitas, se me echará a perder la bandejita, que no hay manera de que te vendan una ramita y ya está.
    Ah, coincidimos en tres de los blogs que tienes en favoritos, de modo que es un doble honor que te guste el nuestro. Los otros dos, paso a bichearlos ipso facto.

    ResponderEliminar