sábado, 25 de octubre de 2014

COOKIES

Siempre me ha fascinado la vitalidad con la que los americanos se levantan cada mañana dispuestos a hornear unas muffins, a hacer unas galletas o preparar tortitas, o simplemente se sientan con tiempo para disfrutar de un buen tazón de cereales y unas piezas de fruta mientras se leen el periódico. Y eso que entran mucho más temprano que los españoles a trabajar. Supongo que es cultural. Nosotros nos levantamos con el tiempo justo para un café y si acaso unas tostadas rápidas. Por eso yo disfruto tanto de los desayunos de los sábados en los que me tomo un café tras otro tranquilamente mientras preparo un desayuno en condiciones.


Esta receta de cookies, algo versionada, es de Eva Arguiñano, síguela al pie de la letra, salen riquísimas.

Ingredientes:
110 g de mantequilla, 110 g de azúcar moreno, 100 g de azúcar blanquilla, 1 huevo, 225 g de harina, media cucharada de levadura en polvo, aroma de vainilla (o vainilla en polvo), 100 g de pepitas de chocolate.

Si tienes una batidora de varillas eres afortunado, si no empieza a mezclar a  manubrio todos los ingredientes por este orden. 
Primero bate la mantequilla previamente derretida en el microondas en el mismo bol que vamos a utilizar. Añadimos poco a poco el azúcar moreno y vamos batiendo y mezclando, después seguimos de la misma manera con el azúcar blanquilla, el huevo, la harina mezclada con la levadura y por último unas gotas de esencia de vainilla o una cucharadita de vainilla en polvo que es lo que usé yo.
Extendemos la mezcla sobre plástico film transparente y lo envolvemos como si fuera un chorizo haciendo un rollo.
 Lo dejamos enfriar en la nevera al menos media hora.
Cuando se haya endurecido la cortamos en rodajas, damos un poco de forma y las colocamos en la bandeja del horno dejando espacio entre una y otra.
Precalentamos el horno a 200º durante 15 minutos y horneamos a la misma temperatura durante 8 minutos.

¡¡Listas y deliciosas!!

¡Ojo! Si vas a hacer dos tandas de galletas, deja enfriar el horno entre tanda y tanda para evitar que en la segunda te salgan las galletas con los bordes demasiado tostados.

¡Disfrútalas!

Ahora lo mejor que te puede pasar para completar el desayuno del sábado es que te llame tu vecina para decirte que está haciendo tortitas y crepes, entonces tú te subes con tus cookies y entre café y té, charlitas, tortitas y galletitas se te pase una mañana estupenda. 
A mis vecinos Juani y Juanjo.


8 comentarios:

  1. Q facilitas, yo jamás he hecho galletas... Quizás me anime, un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No queda ni una Taro, se las han comido todas los niños viendo el partido de esta tarde. Animate que están buenisimas. Un beso mía!

      Eliminar
  2. Algún día tengo que animarme con la repostería, aunque sólo sea por lo bien que huele una casa con estas cositas en el horno. Muchos besos, mía.

    ResponderEliminar
  3. Te aseguro que te va a gustar. Hay cosas muy facilitas para empezar, besitos!!

    ResponderEliminar
  4. ¿Sabeís? A veces me gustan más vuestros comentarios que la entrada en sí, destilan tanto cariño entre ustedes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaj Gracias Ricardo, me alegra que se note! Sin ese cariño no se podría mantener este blog... Un beso.

      Eliminar
  5. Estupenda receta Montse. Yo solía tener un bote de cerámica para guardar las galletas, pero como no quedaba ni una, al final terminó como recipiente-para-guardar-todo-lo-que-aparece-por-ahí. Por ejemplo: botones, tornillos, clips, sugus pringosos... Lo guardé y aparecía en todas las mudanzas!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Guisadora, a mi tampoco me quedó ninguna para guardar, y menos mal, mis galleteros están como tú dices llenos de todo menos de galletas. En mi caso, llenitos de imanes y de pinzas para cerrar paquetes, jajjajaj Un beso!

      Eliminar