lunes, 10 de noviembre de 2014

CROQUETAS DE PUCHERO

Os voy a enseñar a hacer las croquetas como me enseñó a mi en su día mi amiga Sandra.
No todo el mundo la hace igual, de hecho yo las hago con aceite y poniendo la harina al principio y mi hermana Mercedes las hace con mantequilla y añadiendo harina al final según admita. Mi madre las hace con cebollita picada y yo no la pongo porque como he dicho otras veces, no puedo con la cebolla pochada, ¡qué le vamos a hacer!


Para empezar, éstos son los ingredientes: aceite de oliva virgen extra, harina, caldo de puchero, carne del puchero, sal y pimienta (opcional). Y harina, huevo y pan rallado para empanar.


Yo empiezo por poner un buen chorreón de aceite en la sartén y añado 2/3 cucharadas de harina. Rehogo con el aceite fuerte y sin parar de remover, quitando grumos y evitando que se tueste demasiado. Si eres de los que gustan de ese toque de cebolla, debes de pocharla con el aceite antes de añadir la harina.



Ya deshecha la harina vamos agregando el caldo del puchero poco a poco, bajamos un poco el fuego y no dejamos de remover. El caldo debe de estar a temperatura ambiente, nunca frío, para no perder el calor de la coción. Y seguimos removiendo, todo con mucha paciencia. Cuando ya tiene una consistencia con la que podemos remover todo toda la masa al toque de un cucharón, y ésta se despega y se mueve suavemente por la superficie es cuando echamos la carne desmenuzada y mezclamos todo. Si antes ves que te has quedado sin caldo y necesitas más, puedes añadir leche (siempre a temperatura ambiente). Ahora es también el momento de probar la masa y de salpimentar al gusto si ves que te falta algo. Yo no le suelo añadir nada si el puchero estaba bien de sal, pero eso ya depende de cada uno...


Lista la masa, la dejamos enfriar al menos 8 horas. Yo cubro la bandeja con un trapo limpio y la dejo fuera de la nevera a no ser que estemos en verano y haga mucho calor, que entonces si que la guardo en la nevera.


Más tarde, o al día siguiente, las amaso dándoles forma y las paso por harina, huevo y pan rallado, en este orden.




Ya sólo queda freír en aceite bien caliente las que te vayas a comer, las demás, al congelador para otro día. 


Hacer croquetas es muy fácil, y una vez que le coges el truco ya es cuestión de improvisar según el día. Si las haces de pescado o marisco las puedes hacer con caldo de pescado o de haber cocido las gambas, y les va estupendamente un toque de nuez moscada. Al igual que a las de jamón y huevo duro picadito - éstas las hago con leche, añadiendo sal, pimienta y nuez moscada. A las de espinacas y piñones les va estupendamente un ajito frito muy picado (antes de poner la harina). Y si haces cocido, aparta un trozo de morcilla (que hay que desmenuzar) y de caldo, no veas cómo están éstas, de escándalo. Para las de queso lo mejor es mezclar varios tipos (queso azul, cheddar y mozzarela, por ejemplo), y ponerle un poquitín de orégano; yo éstas las hago dándole forma de palitos o sticks.

Y os dejo con una recomendación y la razón por la que empecé a hacer croquetas allá por el año 2001. El restaurante se llama 29 Fanegas, en la Calle General Oraá nº 29 de Madrid. Es un restaurante principalmente de pinxos, se come de todo y muy bien, pero lo mejor son las croquetas de morcilla que te ponen en la barra con la consumición mientras te tomas el aperitivo o esperas mesa. 

¡Saludos y buen provecho!

6 comentarios:

  1. ¡10 días sin publicar absolutamente nada de nada¡ ¿Pero bueno, esto que es, a dónde vamos a llegar?. Una absoluta falta de repeto a la legíon de fan que os seguimos.
    Curso de como se prepara una croqueta y que buenas están por Dios, y que me gusta esa deformidad en las mismas que denotan que no son de máquina sino trabajadas con manos amorosas. De maestría las notas finales para los distintos tipos, aunque las de queso os la dejo a ustedes que seguro que las disfrutais más que yo.
    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que razón tienes Ricardo, tenemos que ponernos las pilas y publicar más que cocinar cocinamos todos los días... Las croquetas caseras son una delicia y no he hablado de las de setas que me encantan pero éstas, como yo no encuentro setas en condiciones, me las tomo en el Relåtame de la calle Relator, buenísimas!! Un beso.

      Eliminar
  2. Montse muy buena pinta... Yo las hago súper diferente, así q ya se otra manera. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo simplonas que parecen y hay mil maneras de hacerlas, deseandito estoy de ver las tuyas para ver como las haces. Seguro que están igual de buenas!! Besito mía!

      Eliminar
  3. Me encantan las croquetas, mía, pero, salvo como invitada, creo que paso. Sólo las he hecho una vez, de bacalao y gambas. Podría haber tenido la suerte de la novata, pero todo fueron problemas. Sin exagerar, me llevó siete horas o así, en dos tandas de tres y cuatro horas con una noche en vela de por medio en la que podría haber escrito los ensayos más depresivos sobre la condición humana. Al final, las salvé y quedaron riquísimas, pero una y no más, Santo Tomás. No las olvidaré nunca a esas croquetas: serían veinte o así y me quedé con las caras de todas ellas. ¿Me invitas a croquetas? Un beso rebozado en harina, huevo y pan rallao!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que te invito mía, de momento mañana te llevo un trozo de bizcocho ;) Besitos, y prueba a hacerlas así un día, ya veras que fácil.

      Eliminar