lunes, 24 de noviembre de 2014

MORCILLA DE CHOCOLATE


Belén y yo tendríamos 12 y 10 años como mucho cuando leímos esta receta hace años en un tebeo. Yo no recuerdo en cuál pero Belén dice que en un Pulgarcito, probablemente. La leímos en una de esas secciones en la que nos enseñaban manualidades, nos contaban cositas de interés de otros países, de animales, y nos daban algunos consejillos y recetas. De ahí cogimos esta receta y nos metimos en la cocina. 
Ayer volví a prepararla, para sorpresa de Belén y de mi hijo que va a acabar con dolor de barriga como siga comiendo tanto.

¡Ahí va! Es muy fácil, ya os digo que la hicimos nosotras siendo aún muy niñas.


Necesitamos 150 g de mantequilla, 6 cucharadas de azúcar, 6 cucharadas de cacao en polvo, 10 galletas tipo maria y 1 cucharadita de vainilla.

La mantequilla acordaros de sacarla un rato antes de la nevera para que esté blandita y la podamos trabajar, lo que es a punto de pomada. Mezclamos la mantequilla con el azúcar y trabajamos bien hasta hacer una pasta. Añadimos después el cacao amargo (del que usamos para hacer un chocolate a la taza) y la vainilla, y mezclando hasta formar una pasta homogénea. 
Por último, trituramos las galletas con las manos y las vamos añadiendo a la pasta. Yo las voy triturando y mezclando de dos en dos. 
El resultado será una masa blanda. Envolvemos esta pasta en plástico transparente, "cling film", formando un rulo, como si fuera una morcilla. Cerramos el plástico en los extremos y metemos el rollo a enfriar en la nevera al menos 3 horas.

Ya listo, sacar, cortar en rodajas y servir.





Con estas cantidades nos da para dos  o tres veces la cantidad que veis en el plato, sólo que no lo he cortado todo para la presentación.

Hoy nos tomamos además un café en unas tazas preciosas de La Cartuja de Sevilla que me ha regalado Belén. ¡Me encantan, gracias guapa!

8 comentarios:

  1. Montse muy buena pinta y original tu receta... Pero lo primero q me ha llamado la atención han sido tus tazas. Preciosa esa mesa para la merienda, gran regalo son elegantísimas, el mantel te lo regale yo. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que te iban a gustar, el café en estas tazas está el doble de bueno. No me acordaba que me habías regalado tu el mantel, creía que había sido la mami, jeje Un beso mía!

      Eliminar
  2. A esto se le conoce habitualmente como receta familiar: Montse cocina, Carolina pone el mantel y Belen las tazas. La familia unida jamás será vencida. ¿quién puso el azucarero que se atisba al fondo?. Las tazas de exposición

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja y porque no viste a mi hijo intentando meter su móvil para que saliera en la foto. Un poquito de todas, una estupenda comida familiar.Y las tazas ya no las devuelvo, jjj Un beso!

      Eliminar
  3. Yo no lo recuerdo de chica (pero claro, se supone que yo tenía 4 años entonces, jeje), pero he podido probar éste y se me caían los lagrimones ¡de bueno que está! Sencillo de hacer y riquísimo trampantojo. De verdad, ¡¡qué "buenérrimo" estaba!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Facilisimo de hacer, ya lo has visto. Me alegro que te haya gustado, mía, ha sido un placer ver tu cara mientras lo comias y disfrutabas, es lo mejor de cocinar! Un beso!

      Eliminar
  4. Estaba de muerte... por chocolate! Besitos, mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan buena tan buena que he tenido que hacer otra, jjjjjj Más besos!

      Eliminar