miércoles, 19 de noviembre de 2014

SOPA DE RAPE Y BERBERECHOS

Hoy os traigo una buena sopa para entrar en calor, la cabeza de rape es estupenda para hacer un buen caldo de pescado, pero luego ya la podéis completar con el pescado que os apetezca o encontréis en el mercado.


Vamos a necesitar: una cabeza de rape, medio kilo de berberechos, patatas, 1 ñora o un pimiento choricero picante, 2 ajitos, almendra cruda molida, 1 ó 2 rebanada de pan, 1 chorreón de vino, 1 puerro, aceite de oliva, pimentón dulce y sal.

Para empezar cocemos la cabeza de rape con un poco de sal. A mi me la da la pescadera ya limpia de dientes y contada en trozos. Una vez cocida, sacamos la cabeza y le sacamos toda la carne. Apartamos. Colamos el caldo para evitar restos de espinas y lo reservamos también.

En una sartén doramos unos ajitos muy picados con la almendra cruda picada. De almendra ponemos lo que es un puñado (lo que cabe en la palma de la mano). Pasamos a un vaso de batidora y en el miso aceite reimos una rebanada o dos de pan, depende del tamaño de nuestro pan. Lo pasamos también al vaso de la batidora, volcando el aceite que resta. 
Por otro lado cogemos una ñora o un pimiento choricero, lo abrimos y metemos en un vaso con agua. Ponemos el vaso en el microondas al menos un par de minutos para poder retirar la carne de la ñora con facilidad. Yo en este caso he utilizado un pimiento choricero porque me apetecía un toque de pique, pero eso ya depende de cada cual. Sacamos la carne a la ñora y la ponemos también en el vaso de la batidora. Lo batimos todo ayudándonos con un chorreón de vino blanco, para que sea más fácil.

En una olla o cacerola grande con un poco de aceite chascamos las patatas, es decir, cuando las cortamos doblamos el cuchillo antes de llegar al final, de esta manera conseguimos que la patata al troncharse suelte más fécula y el caldo quede después más espeso.
Añadimos el resultado que hemos batido y removemos un rato las patatas. Después, cubrimos con el caldo de pesca, ponemos un poco de pimentón dulce y añadimos un puerro entero que después vamos a retirar pero que dará sabor.
Cuando las patatas ya estén tiernas añadimos la carne del pescado que hemos reservado y los berberechos que habremos lavado bien antes para quitarles toda la tierra.
Dar un hervor y listo.

Un truco es hacer bastante caldo y añadir pescado suficiente para una segunda vez. De patatas ponemos las justas porque no quedan bien cuando se congelan pero podéis apartar un taper con caldo y parte del pescado. Cuando quieras lo sacas y le pones arroz, fideos o andrajos de Jaén, ¡una delicia!




4 comentarios:

  1. Qué puntito más bueno le da la almendra a los caldos, ¿verdad? Bss.

    ResponderEliminar
  2. Si que se notaba en el caldo, aunque a este el puntito se lo daba, y bien, el pimiento choricero picante jjjjjjj Besitos!

    ResponderEliminar
  3. Antes el rape no lo quería nadie y eran los pescadores quienes tenían que quedarselos, lo mismo pasaba con el cabracho hasta que Juan Mari Arzak decidió hacer paté con él y se disparó en el precio; por cierto si algún día tienes la oportunidad de ir a Arzak no te la pierdas por nada del mundo, sin duda. para mi fué la mejor experiencia gastronómica que he tenido nunca.
    Y ahora una curiosidad ¿porqué llamas al plato "sopa"? en mi acerbo culinario las sopas no llevan patatas, cuando la patata hace aparicón le asigno automaticamente el apelativo "guiso". Tonterias aparte el plato (sopa o guiso) tiene una pinta............y estaría.................

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajja buena observación, Ricardo, ¡me encanta! Yo lo llamo sopa porque para mi lo principal del plato es el caldo con el pescadito como si fuera una sopa de pescado. Cuando hago algún guiso de estos suelo poner patatas para el primer día, pero siempre guardo caldo para las sopitas de la noche como decía en la receta. Lo de Arzak me lo apunto para cuando vuelva al norte. Lo más cerca que he estado fue en Bilbao y de eso hace ya años. Un beso!

      Eliminar