martes, 2 de diciembre de 2014

RABO DE VACA

La cocina es un continuo aprendizaje y yo voy cogiendo un poquito de aquí y de allí, aprendiendo de lo que veo, de lo que como y de lo que me van enseñando siempre las personas que tengo cerca. 

Esta receta de rabo de vaca, que no es rabo de toro (más que nada porque es muy difícil encontrarlo en el mercado), me la pasó el año pasado mi amiga Puri tras comer juntas en una bonita terraza de Córdoba junto al río. Diciendo esto no hace falta decir que nos supo a gloria, pero es que ciertamente estaba delicioso. ¡Hasta los niños se chuparon los dedos! Y nos pusimos a hablar... 

Aunque suene raro, la primera vez que yo probé el rabo de toro fue en Mónaco tras una corrida de Chamaco y tenía 18 años. Cosas de la vida, fui a visitar a una amiga a Marsella, Geraldine, y me encontré con las vacaciones de mi vida por la Riviera y la Provenza Francesa. Por aquel entonces yo no tenía ni idea de francés y llegada la hora de comer el padre de mi amiga solía aconsejarme, aunque en esta ocasión eligió por mi. Y por aquello de la España de los toros me pidió rabo de toro para ver cómo me lo comía. Yo no lo había comido nunca pero os juro que después de una semana comiendo con siropes y viendo chorrear sangre de los filetes, la aparición de aquel plato de carne bien guisada me pareció una bendición. Y si, yo también me chupé los dedos, pero de esto hace ya mucho tiempo...

Volvemos a el año pasado. Estamos en Córdoba por los patios cuando mi amiga Puri me pasa esta receta que ella repite con éxito todos los años por Navidad y que yo pienso repetir muchas veces.


Necesitamos:
1 kilo y medio de rabo de vaca grande para cuatro personas, 1 pimiento verde,1 cebolla, 1 tomate, 1 puerro, 2 zanahorias, 3 dientes de ajo, romero, tomillo, unos granos de pimienta negra, 2 cucharadas de harina, 1 copa de brandy, 2 vasos de vino tinto, agua, aceite y sal.

Lo primero es picar y rehogar las verduras a fuego medio. Batir y devolver a la cazuela, añadir una pizca de sal y las dos cucharadas de harina. Remover hasta diluir en la salsa.
Añadimos el rabo de vaca (el carnicero te lo da ya cortado) sazonado a la cazuela y agregamos las especias. Rehogamos de nuevo. 
Ahora, vertemos la copa de brandy y flambeamos.
Añadimos el vino y cubrimos con agua, tapamos la cazuela y dejamos cocer durante dos horas y media a fuego lento, removiendo de vez en cuando para que no se nos pegue ya que el rabo de ternera irá soltando gelatina. 
Listo.

¡Una exquisitez, gracias Puri por la receta!


6 comentarios:

  1. Carne exquisita, tendré q hacerla algún día. Te ha quedado muy bien, bendita paciencia dos horas a fuego medio... Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa carne pegadita al hueso que tanto nos gusta, lleva tiempo, pero merece la pena. Besos!

      Eliminar
  2. Puedo dar fe de lo rico que te quedó. De vuelta al ruedo, vaya, aunque sea una vaca. Por cierto, sabéis que una amiga le dijo a otra en una fiesta:
    - ¡Me encanta tu disfraz de vaca!
    Y la amiga, con un hilillo de voz:
    - Pero si es de dálmata...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja buen chiste! Me alegro de que te gustara la carne, besito.

      Eliminar
  3. Montse tu receta y la mia de cola de toro son prácticamente calcadas, apenas difieren en que yo le pongo laurel y tu tomillo, por lo demas dos gotitas de agua. Luego yo saco los trozos de rabo, los dejo enfriar y deshueso la carne con toda la paciencia del mundo, mientras dejo que la salsa se espese mucho. Cuando la consitencia es la adecuada vuelvo a mezclar la carne con la salsa gelatinosa y la emplato utilizando uno de esos aros que están de moda. Así es como le gusta a mi mujer y a mi suegra, que le vamos a hacer, todo sea por la estabilidad familiar.
    A veces me gustaría mandaros alguna recetilla, pero no puedo adjuntar ningun archivo en los comentarios, a ver si se me ocurre algo. Ahora mismo están encendiendo el alumbrado en Sevilla, así que un besazo prenavideño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ricardo, pues tendré que buscar por tu blog y leerla. No sé por qué no se pueden poner enlaces o archivos, la verdad, ya ves que no somos unas expertas bloggeras, ni siquiera somos capaces de dejar fija la imagen del blog o de quitar la marca de la rana que se queda fija ahora y que no tenemos ni idea de cómo ha salido... Tenemos que buscar a alguien que nos eche una mano! Por cierto, tu mujer y tu suegra si que saben, tiene que ser todo un placer comerlo tal y como lo presentas, mmmm un día me voy a entretener a hacerlo así. Un beso, mañana iré yo al centro a disfrutar de ese ambiente navideño.

      Eliminar