domingo, 31 de agosto de 2014

TARTA DE PAN


Ésta es una receta que me dio mi amiga Encarni en la última visita que le hice en Marchena, pueblo del que somos las cuatro hermanas de este blog y de dónde nacen muchas de nuestras recetas. 

La tarta de pan no tiene pinta de ser marchenera ya que se asemeja más al típico pudding inglés. Es una receta sencillísima y que no requiere muchos ingredientes.



¿Te apetece? Pues vamos a prepararla?




Vamos a necesitar:

1 vaso de azúcar, 2 huevos, 2 vasos de leche, 7 galletas maría o similares (las digestive también van bien) y pan del día anterior.

Lo primero es desmenuzar el pan e irlo prensando utilizando un vaso de cristal y la mano de un mortero. Lo vamos prensando hasta conseguir la cantidad equivalente a dos vasos de agua. Si es pan es del día anterior, pues mejor.

Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y se baten. Después, se vierte el resultado en un molde caramelizado. El molde lo introducimos en la olla express para ponerlo al baño maría con dos dedos de agua durante 2o minutos. 

Y listo, apartar y dejar enfriar en la nevera para después desmoldar.

Hoy he recibido a mi hijo con esta tarta después de un largo mes sin verle y le ha encantado. Gracias Encarni por tan buena receta, tendré que ir pronto a verte y seguir bicheando en esa libreta que parece estar llena de sorpresas.

Bon appetit!!!

Ensalada de Endivias

Empezamos Septiembre...para mi es como empezar el año. En pueblos tan tranquilos como este se agradece que todo el mundo vuelva... porque si ya somos poco, menos somos en verano. Si poco ruido hay en invierno, otoño y primavera, menos hay en verano. Así que sintiendo mucho que sea volver para trabajar, me alegro que el día a día comience de nuevo a ser algo más alegre. Y por todo esto que os cuento, he pensado en poneros una ensalada con mucho sabor y con la textura suave y deliciosa del aguacate. Espero que os guste. Música.

Tan sencillo como comprar un paquete de endivias, un aguacate, una lata de atún, unas nueces y una cuña de queso roquefort.
Para preparar la salsa roquefort lo que hice fue poner al baño maría la cuña de queso. En unos 10 min estaba líquida y homogénea, y la deje enfriar un poco.
Utilice un cogollo de endivias que fui deshojando y poniendo en el plato, jugando al me quiere no me quiere, he de decir que la ultima hoja me salio me quiere, jeje, para los curiosos.
Corté el aguacate y con medio fui cortando láminas finas y poniendo encima de cada hoja, puse dos láminas de aguacate en cada una. A la lata de atún le quite el aceite y lo puse en un bol para desmigar y echar un poco en cada hoja. Un poco de sal fina, pero muy poca y pique unas nueces en mi picadora. Y ya por último eché poco a poco la salsa de roquefort y las nueces por encima para no solo adornar, ya que le da un sabor único y suaviza un poco a la salsa.

jueves, 28 de agosto de 2014

Ensaladilla

Todos hacemos ensaladilla pero no hay dos iguales. Ni en los bares, que hay quienes la tienen por prueba de fuego y les retiran su confianza o se la dan de por vida por la calidad de su ensaladilla. A mí me encanta, y nunca pasan muchos días sin que la haga. En cantidades industriales, además, que así se aprovecha el esfuerzo. Os cuento cómo la preparo casi siempre. Cuando quiero la versión deluxe le añado gambas, pero la de hoy es la versión normalita, que necesita bien poco:

3 patatas bien grandes. Las de Chipiona o Sanlúcar me encantan.
1 zanahoria grande.
3 latas de atún. 
3 huevos duros.
1 tarro de mayonesa. Prefiero Ybarra. Musa tampoco va mal.
Sal gorda.

Y procederemos con bastante tiempo por delante y tal que así:

Ponemos a cocer las patatas peladas y lavadas en agua con sal. Como son muy grandes, yo corto cada patata en tres trozos lo más igualitos posibles por aquello del tiempo de cocción. Iremos comprobando que estén listas pinchándolas con un palito de madera. No me preguntéis por el tiempo, pero bastante. Mientras, podemos ir preparando todo lo demás. Pelamos, lavamos y rallamos la zanahoria. Para mí, éste es uno de los puntos fuertes de mi ensaladilla: el crujiente de la zanahoria cruda. No vale en conserva (más dulce y menos turgente) ni hervida. Pelamos y picamos los huevos duros. Escurrimos el aceite de las latas de atún, sacamos y desmenuzamos. Seguimos comprobando si están listas las patatas, vemos que aún no, nos desesperamos un poco y quitamos el precinto del tarro de mayonesa por ir haciendo algo. Por supuesto, si la vais a consumir en el día, también la podéis preparar yourself, pero, si como yo, queréis ensaladilla para una semana, mejor una mayonesa con todos sus conservantes y tal. Cuando por fin, por fin, por fin, estén tiernas las patatas, las escurrimos y pasamos al recipiente donde la vayamos a guardar. Salamos al gusto y las desmenuzamos con ayuda de un tenedor y acordándonos del famoso término medio: ni trozos muy grandes, ni puré de patata, que os conozco. Añadimos el resto de los ingredientes que ya tenemos listos para incorporar, mezclamos bien y a enfriar a la nevera.

¡No me digáis que, excepto en Novienbre, Diciembre y algunos días de Enero, no es un lujazo una tapita de ensaladilla con un vasito de gazpacho y un vinito blanco bien frío o una cerveza!





 
Propongo el maridaje de esta receta con cualquiera de los cuentos de Turgueniev porque Turgueniev es ruso. Hoy es que no he tenido ni que pensar.

Arroz negro con Sepia y Aliolí

Paso por una época en que necesitaba buscar nuevo sabores a la vida...y a eso me he dedicado después de venir de mis vacaciones en Zahara de los Atunes (Cádiz), tan marinero, tan atunero, tan pueblecito, tan natural.
Compre un libro que me costo unos 40 euros el año pasado, creo recordar, del cual no había hecho ninguna receta. Cual es mi sorpresa que ahora que ya llevo 3 recetas hechas debo de decir que ha merecido la pena esa inversión, porque de verdad que cuando te lo estas comiendo piensas y sientes que estas en un buen Restaurante.
Eso si, siempre poniéndole mi toque.


Ingredientes para dos personas:

- 200g de sepia, una normalita viene a pesar esto.
- Caldo de pescado 600ml.
- Sofrito: aceite de oliva, ajo, cebolla, tomillo, romero, sal, tomate.
- Hoja de Laurel.
- Tinta de calamar, 2 sobres de 4g/u. En Mercadona se encuentra.
-Picada: perejil deshojado, aceite de oliva, azafrán en hebras, ajo pelado.
-200g de arroz.
-Aceite de oliva y sal.

Pues manos a la obra... para disfrutar del proceso que parece complicado pero no lo es... buena musiquita y un buen tinto de verano. El vino nos lo tomaremos cuando este el rico plato en la mesa.
Cortamos la sepia en daditos y lo rehogamos en aceite caliente, cuando este cogiendo color ponemos el sofrito batido y la hoja de laurel. Añadimos el arroz y movemos durante unos dos minutos. Pasado este tiempo vamos añadiendo el caldo de pescado poco a poco y sin dejar de mover (parece pesado pero se va consumiendo rápidamente y no cansa), a los 5 minutos ponemos la tinta de calamar (yo la puse en un vasito con un poco de caldo para que estuviera mas liquida y después poderla mezclar mejor). Cuando veas que el arroz esta casi hecho ponemos la picada y un poco de sal.
La picada es tan sencillo como picar en la batidora los ingredientes que os he puesto anteriormente, que en Andalucía se le llama salsa verde con unas hebras de azafrán.


La ali-olí la hizo mi marido, porque yo nunca me atrevo. Montse puedes poner tu la receta de la alioli, que se que te sale riquísima.
Tardé unos 35 minutos en hacer este plato...entre olores que alimentaban todo mi piso y risas con mi marido y os puedo asegurar que ha merecido la pena, a los dos nos encanto.

viernes, 22 de agosto de 2014

Guacamole

¡Por fin he preparado mi primer guacamole! Y repetiré seguro porque está buenísimo, se hace en un pis pas y, de momento, a mí ya me ha solucionado la cena de ayer y medio almuerzo de hoy. Lo bueno que tiene improvisar es que siempre te sorprendes, cualidad tan escasa en la vida cuando ya has vivido más de lo que estadísticamente te resta por vivir. Por eso, no saber de antemano lo que vamos a almorzar ni a cenar y decidirlo sobre la marcha en nuestra visita mañanera al mercado es, más que una actitud atolondrada, todo lo contrario. En fin, que no sabía qué llevarme, que los aguacates estaban en su punto, eran enormes, a 1,25 lerus la pieza y me dije: ¡nena, tú hoy aprendes y haces tu primer guacamole!

Utilicé:
Un aguacate maduro y bien requetegrande.
Medio limón.
Media cebolla.
Unas gotas de tabasco.
Sal.

Y nos ponemos: 
Pelamos el aguacate, extraemos la pulpa con una cuchara y a la batidora. El hueso lo guardamos porque, añadido al recipiente donde conservemos el guacamole, impedirá que se oxide y tome mal color. Pelamos y picamos la cebolla y a la batidora. Podéis utilizar la variedad que más os guste, que para eso están los gustos: la mía era morada, pero para el próximo guacamole probaré con otra más dulce. Exprimimos el medio limón, añadimos unas gotitas de tabasco y la famosa pizca de sal. Y ya está, sólo resta batir y enfriar. Yo lo unté sobre rebanadas de pan de olivas y fue un acierto. Y como me quedaban (y aún me quedan) gambitas de las que me dio mi madre (qué pasada, mami, gracias otra vez) me quedó un bocado exquisito. 




Lo he maridado con Simenon porque es el primero que se me ha ocurrido. ¡El belga va bien con todo! Y disfrutad cuanto podáis lo que queda del verano, que hasta dentro de un año no habrá más.

Gazpacho ¿oriental?

A veces experimentar algo por primera vez, así en la cocina como en la vida, no resulta a posteriori una idea muy feliz, pero otras nos da tan buenos resultados que sólo podemos lamentar no haber tenido antes la ocurrencia. A partir de ahora va a ser muy difícil que yo no prepare siempre así el gazpacho y creo que si lo probáis me daréis la razón. El jengibre (sí, sí, jengibre) le aporta un frescor increíble y ya os aviso que si lo dais a probar, nadie reconoce su sabor, pero os dirán que está riquísimo y muy, muy fresquito. Lo preparo sin agua para tomarlo con cuchara y guarnición, pero si lo queréis para tomar bebido sólo tenéis que añadir agua y ya está. De guarnición se le puede añadir lo que más os guste. Yo tenía unas gambas cocidas pequeñas pero muy sabrosas del mercado de Puerto Real que me había regalado mi madre (gracias, mami, nuestra más fiel y entusiasta seguidora) y que sólo tuve que pelar. Fue todo un acierto: a este gazpacho tan fresco le va mejor el marisco que el jamoncito de siempre. Y vamos a lo que vamos. Necesitaremos:

Un kilo de tomates maduros. Yo utilicé unos estupendísimos tomates pera de Conil del mercado de Feria, que además están casi regalados.
Media zanahoria si es mediana y un tercio si es grande. Es muy importante para suavizar la potencia del jengibre. No os aconsejo ensayar esta receta prescindiendo de la zanahoria.
Una punta de jengibre fresco.
Aceite.
Vinagre.
Sal.
Un diente de ajo pequeño o hermoso, al gusto. Dada la compañía del jengibre, os lo recomiendo en un término medio. 
Gambas cocidas y huevo duro para la guarnición.

Y empezamos:
Pelamos los tomates y los introducimos troceados en nuestra batidora. Añadimos la media zanahoria pelada y cortada en rodajas, así como el jengibre también pelado. De éste último yo utilizo lo que serían tres monedas de euro. Pelamos y quitamos el corazón del diente de ajo y lo añadimos también. Sólo falta añadir el aceite sin cicatería (casi un vaso está bien), el vinagre (yo cuento hasta diez mientras aprieto la botella) y el puñado de sal. Batimos pacientemente para que emulsione bien (unos nueve padres nuestros es buena medida) y ya podemos guardarlo en la nevera. Como siempre, está aún más rico de un día para otro. Justo antes de servirlo, picamos el huevo duro y pelamos las gambas. Ojalá os guste!



Por su frescura y atrevimiento, creo que marida muy bien con esta novela de Peter Cameron, por muy newyorkina que sea. Es más, estoy segura de que en Manhattan esta receta triunfaría. ¡Buenos son ellos para dejar pasar lo bueno!

Ensalada de alubias blancas y gambas

Las ensaladas son para el verano, ¿alguien discrepa? Son fresquitas, se hacen en nasosegundos o poco más y podemos preparar grandes cantidades por aquello de la pereza y porque muchas, como ésta, ganan de un día para otro. Para la que hoy os invito a probar necesitaremos:

Un tarro de alubias blancas en conserva. Que sean buenecitas, aquí es una tontería ahorrar.
Media cebolla morada.
Gambas cocidas. Un cuartito está bien.
Dos huevos duros.
Aceite de oliva.
Vinagre. Uno bueno de jerez, sería perfecto.
Pimienta negra.
Sal.
Perejil.

Y procederemos tal que así:
Ponemos las alubias en un colador y enjuagamos bajo el grifo hasta que el agua salga limpia. Bien escurridas, las pasamos a un bol y cortamos la media cebolla como más nos guste, finita siempre, eso sí. Añadimos las gambas cocidas y peladas, así como la clara de los huevos duros cortadas en tiras. Las yemas las reservamos para la vinagreta: en un bol pequeño ponemos las dos yemas y sal gorda y las desmenuzamos con la ayuda de un tenedor. Añadimos el aceite y vamos ligando y añadiendo aceite hasta tener la cantidad necesaria para nuestra ensalada (a ojo y al gusto). Añadimos el vinagre, un par de vueltas de molinillo de pimienta, terminamos de ligar este aliño y lo añadimos a nuestra ensalada. ¡Ya sólo queda añadir un toque final de perejil fresco recién picadito y disfrutar!



El maridaje de esta receta lo propongo con cualquier novela de Mistress Dorotea Emilia Stevenson porque, como las ensaladas, también son perfectas para el verano: ligeras, fresquitas y ni nos cambiarán la vida ni falta que hace. En sus novelas los buenos acaban bien y los malos no. ¿No es perfecto?

domingo, 17 de agosto de 2014

BROCHETAS DE CHEDDAR Y SALCHICHAS

Dicho el título de la receta ésta no tiene mayor complicación. Es una idea socorrida que robé de un picnic entre amigos y que ahora preparo mucho.


Para ello necesitamos unos palillos de pinchitos de madera que venden en cualquier chino y en muchos supermercados. Yo los encuentro fácilmente, y son baratos.

Se puede preparar con cualquier queso que os guste. Yo me decanto por el cheddar, que lo compro en taco y lo corto en cuadrados grandes para poder ensartarlo en los pinchitos.
Con las salchichas, igual, si no son muy finas, mejor. Cortamos y freimos.

Y a montar los pinchitos como más nos gusten. Aguantan bien el calor y llegan bien al parque, a la piscina o a donde los llevemos.



También los podéis ensartar en palillos de dientes como aperitivos en casa.

Saludos desde mi cocina ;)

Milhojas o Lasagña de pasta filo

La pasta filo es bastante delicada; ni que decir tiene que la primera vez que quise trabajar con ella, medio paquete acabó en mi cubo de la basura. Pero bueno, si la trabajamos con cuidado no tiene que ser así.





Para esta receta de milhoja o lasagna de pasta filo, lo mejor es cortar cada lámina en cuatro cuadrados (yo suelo cortar las cuatro o cinco que voy a utilizar a la vez), y separar.

Para el relleno nos hará falta: aceite, sal, 1 diente de ajo, medio pimiento rojo/chile, brócoli, coliflor, carne de puchero.

Empezamos por dorar el ajito bien picado con el pedio chile que habremos abierto a lo largo para que al dorar suelte todo el sabor y picante. 


A continuación añadimos una mezcla de brócoli y coliflor previamente cocida en agua con sal. Rehogamos. Por último, añadimos también la carne que hemos reservado de un puchero anterior. En este caso yo he utilizado carne de pavo y jarrete de cerdo. Picamos esta carne y la añadimos a la sartén.  Rehogamos para que tome sabor. Cuando ya está el relleno listo, apartamos el pimiento chile que ya habrá soltado la esencia que es lo que nos interesa. Lo tiramos.



Ahora pasamos a colocar en una bandeja de horno. Yo extiendo primero una gota de aceite en el fondo de la bandeja con un pincel de silicona.  A continuación intercalo capas de pasta filo con el relleno, alternando unos cuatro o cinco pisos. la pasta filo es muy fina, así que coloco pliegos de 3 ó 4 en cada capa. La última capa será siempre de pasta filo. Ésta la podemos untar también con el pincel de aceite. Y lista para el horno a temperatura alta hasta que veamos que se va dorando la pasta y tiene el color que nos apetece. 

Y listo, otra comida sana y rica para este verano en que hemos aparcado un poco los guisos.


¡¡ Buen provecho!!