domingo, 28 de diciembre de 2014

GALLETAS DE JENGIBRE

Hoy ha amanecido un día especialmente frío y con mucha niebla, he encendido la calefacción y me he metido en la cocina buscando el calor del horno. ¡Galletas, definitivamente hoy es un día para hacer galletas!
Llevo tiempo probando distintas recetas de galletas de jengibre sin que hasta ahora hubiera dado con ninguna que realmente me gustara. Mi amiga Irene puede dar fe de ello, y siento que no haya estado hoy conmigo porque ahora si, ya tengo mi propia y definitiva receta, nada como mezclar lo que mas me gusta de todas y cada una de las recetas que he probado. 


Vamos a necesitar:
300 g de harina de trigo integral, 65 g de mantequilla, 65 g de azúcar, 1 huevo, 1 cucharada de miel de caña o melaza, 1 cucharada de miel de flores, 1 cucharadita de canela, 1 cucharadita de jengibre, 1/2 cucharadita de levadura, una pizca de sal y colorante alimenticio.

Para empezar mezclaremos en un bol la mantequilla (que habremos sacado unas horas antes de la nevera para poderla trabajar) con el azúcar. Mezclamos bien y añadimos la miel, seguimos mezclando. Añadimos el huevo y continuamos batiendo.
En otro cuenco mezclamos la harina con la canela y el jengibre, le añadimos la levadura y la sal. Mezclamos y vamos añadimos pequeñas cantidades de esta mezcla a la mezcla anterior al tiempo que vamos mezclando. Yo aquí he añadido una pizca de colorante alimenticio para dar mejor color (pero es opcional).
Amasamos bien hasta conseguir una mezcla homogénea. Después, colocamos la masa entre dos pliegos de papel vegetal o papel de hornear y usando el rodillo, amasamos hasta conseguir una pasta de unos dos o tres milímetros de grosor.
Cortamos las galletas con los moldes que más nos gusten y las vamos colocando sobre una bandeja de horno con papel de hornear. 


Conforme cortamos las galletas vamos retirando la masa sobrante y la volvemos a amasar para utilizarla de nuevo y continuar cortando galletas; así hasta aprovechar toda la masa.


Calentamos el horno y horneamos 10 min a 180º. Déjalas enfriar un poco y ya están listas para comer o para regalar, ¿qué te parece la idea? Un regalo original para estas navidades, ¿verdad?


Recuerda que si tienes que hornear dos o más tandas de galletas debes sacar la bandeja del horno y dejar enfriar entre tanta y tanda para evitar que las galletas salgan con el borde demasiado tostado.

Un saludo a tod@s.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Atún de Cádiz con sal de Algas

 A Cádiz hay que ir por muchos motivos... por sus carnavales, por sus playas, por su gente, por su comida, por su casco histórico, por la caleta, por... y uno que no se os debe olvidar es pasar por su maravilloso Mercado de Abasto. A parte, de por su calidad, sus precios, por lo bonito que es, lo amplio, lo limpio, vamos una maravilla, si os vais tempranito, no dejéis de comprar unos churros o calentitos de los puestos que hay fuera y sentaros en el bar del Mercado a tomároslo con un cafelito. Pensareis ... "Esto es vida" o por lo menos a mi me pasa.
 Pues después de uno de estos desayunos maravilloso que siempre nos pegamos con mis padres, me quede sola con mi madre, mirando todos los puestos buscando algo que nos gustara mucho y de precio nos interesara. Hay un puesto de una madre y una hija, que tiene poco pescado... pero vaya tela el atún que compramos, creo que nunca lo he comido tan bueno. Pena me da, no haberme quedado con el número de puesto, porque hubiera estado encantada de compartirlo con todos ustedes, cuando vuelva me fijare. 

La receta es sencilla, con la calidad del atún que ese día compramos mi madre y yo solo os puedo decir que basto con hacerlo a la plancha... y disfrutarlo.




En el Mercado de Abasto de Puerto Real compre sal de Alga, desde entonces todos mis pescados sean a la plancha o al horno llevan esta sal. Os podéis imaginar el aroma a mar que tiene. Todo un placer además para el paladar.


miércoles, 10 de diciembre de 2014

CALDERETA DE CORDERO

Os pongo una receta de lo más fácil para hacer un buen estofado de cordero; en este caso, con caldereta.


Ingredientes para un kilo o kilo y medio de cordero:
Kilo y medio de cordero en trozos (paletilla, falda, costillar, cuello...),
1 vaso de los de agua de vinagre, 
1 vaso de los de agua de aceite de oliva,
1 cabeza de ajo entera (sin pelar),
1 cebolla grande pelada y en dos trozos,
1 hoja de laurel,
zanahoria en rodajas,
1 cucharada de las de café de pimentón dulce,
sal.

Ponemos la carne en una cacerola con todos los ingredientes. Se tapa muy bien y se deja cocer a fuego lento durante 3 horas hasta que la carne esté tierna.
Remover de vez en cuando para que no se pegue la carne al fondo y, si hace falta, añadir un poquito de agua caliente para que el estofado esté jugoso.

Yo en este caso he empleado mi olla cocotte y sólo he necesitado 1 hora de cocción al horno.

La receta original me la pasó mi hermana Mercedes hace muchos años, así que mientras ella aprende a subir recetas al blog, os dejo con esta delicatessen de las suyas que yo repito cada vez que pillo caldereta en el mercado.

¡Buen provecho!


miércoles, 3 de diciembre de 2014

Croquetas de Salmón

Las preparamos?? pues vamos a ello!! María Toledo y María Jiménez para bailar un poco mientras buscamos los ingredientes en nuestra cocina.


Necesitaremos: un filete de salmón hecho a la plancha, leche, aceite, sal, pimienta, ajo, cebolla, y harina.
El filete de salmón lo hacemos a la plancha y lo dejamos  enfriar un poco para poderlo desmenuzar. 
Vamos mientras haciendo un sofrito con ajo y cebolla. Lo batimos con un poco de leche, para que en la batidora bata bien. Lo ponemos en una sartén honda y echamos el salmón desmenuzado, pimienta, sal y leche. Cuando empieza a hervir echamos harina. Yo para un filete normalito de salmón, le pongo dos vasos de leche y como dos cucharadas de harina.  Y ahora es cuando viene lo duro... con una varilla manual mover, mover y mover para que no salgan grumos y esperar a que espese con mucha paciencia, unos 20 minutos moviendo hasta que veas que la masa se despega de la sartén. El resultado merece la pena. Solo queda dejar enfriar para hacer las formas, pasarla por huevo y pan rallado. Yo las de pescado tengo la costumbre de hacerlas redondas. 

Os pongo para que veáis como queda la masa, y me salieron 12 croquetas con un filete de salmón, yo las congele. 
Espero que os gusten.

martes, 2 de diciembre de 2014

RABO DE VACA

La cocina es un continuo aprendizaje y yo voy cogiendo un poquito de aquí y de allí, aprendiendo de lo que veo, de lo que como y de lo que me van enseñando siempre las personas que tengo cerca. 

Esta receta de rabo de vaca, que no es rabo de toro (más que nada porque es muy difícil encontrarlo en el mercado), me la pasó el año pasado mi amiga Puri tras comer juntas en una bonita terraza de Córdoba junto al río. Diciendo esto no hace falta decir que nos supo a gloria, pero es que ciertamente estaba delicioso. ¡Hasta los niños se chuparon los dedos! Y nos pusimos a hablar... 

Aunque suene raro, la primera vez que yo probé el rabo de toro fue en Mónaco tras una corrida de Chamaco y tenía 18 años. Cosas de la vida, fui a visitar a una amiga a Marsella, Geraldine, y me encontré con las vacaciones de mi vida por la Riviera y la Provenza Francesa. Por aquel entonces yo no tenía ni idea de francés y llegada la hora de comer el padre de mi amiga solía aconsejarme, aunque en esta ocasión eligió por mi. Y por aquello de la España de los toros me pidió rabo de toro para ver cómo me lo comía. Yo no lo había comido nunca pero os juro que después de una semana comiendo con siropes y viendo chorrear sangre de los filetes, la aparición de aquel plato de carne bien guisada me pareció una bendición. Y si, yo también me chupé los dedos, pero de esto hace ya mucho tiempo...

Volvemos a el año pasado. Estamos en Córdoba por los patios cuando mi amiga Puri me pasa esta receta que ella repite con éxito todos los años por Navidad y que yo pienso repetir muchas veces.


Necesitamos:
1 kilo y medio de rabo de vaca grande para cuatro personas, 1 pimiento verde,1 cebolla, 1 tomate, 1 puerro, 2 zanahorias, 3 dientes de ajo, romero, tomillo, unos granos de pimienta negra, 2 cucharadas de harina, 1 copa de brandy, 2 vasos de vino tinto, agua, aceite y sal.

Lo primero es picar y rehogar las verduras a fuego medio. Batir y devolver a la cazuela, añadir una pizca de sal y las dos cucharadas de harina. Remover hasta diluir en la salsa.
Añadimos el rabo de vaca (el carnicero te lo da ya cortado) sazonado a la cazuela y agregamos las especias. Rehogamos de nuevo. 
Ahora, vertemos la copa de brandy y flambeamos.
Añadimos el vino y cubrimos con agua, tapamos la cazuela y dejamos cocer durante dos horas y media a fuego lento, removiendo de vez en cuando para que no se nos pegue ya que el rabo de ternera irá soltando gelatina. 
Listo.

¡Una exquisitez, gracias Puri por la receta!