lunes, 20 de abril de 2015

Paté de sardinas


No hace mucho, encontré en internet algo así como: "la auténtica receta del paté de sardinas portugués" y, claro, como una no es de piedra, los ojos me hicieron chiribitas y las papilas gustativas cabriolas. Seguí mirando recetas del "auténtico paté de sardinas portugués" y todas venían a ser primas hermanas, ya que coincidían en llevar: sardinas en conserva, queso Philadelphia, ketchup y tabasco. Ni qué decir tiene que me puse manos a la obra y la hice. 
Dos cositas os cuento, por resumir:
1. El resultado se parecía al "auténtico paté de sardinas portugués" lo mismo que mi pueblo a Lisboa.
2. Te puedes volver loca añadiendo tabasco, que sólo conseguirás que aquello siga sabiendo a queso Philadelphia (lo detesto) y que necesites estrenar el extintor de tu comunidad para apagar tu esófago.
Vamos, que no, pero se ve que:
1. O soy más contumaz de lo que parezco.
2. O me había entrado una saudade del "auténtico paté de sardinas portugués" que no la podía controlar, porque a los pocos días volví a las andadas, aunque esta vez por mi cuenta y riesgo.

Ingredientes:
Una latinha de sardinas en tomate.
Una latinha de mejillones en salsa picante.
Dos quesitos de El Caserío.

Tan sencillo como quitar las espinas y la piel de las sardinas y poner en un bol. La salsa de tomate se añade toda. Seis o siete (depende del tamaño) de los mejillones en salsa picante y cinco o seis cucharadas de la misma salsa. Dos quesitos de El Caserío y trituramos todo con un tenedor. Dejamos enfriar en la nevera y listo para untar. Será lo que tiene ir sin expectativas, pero cuando probé la primera rebanadita, yo, que me conformaba con que se pudiera comer, me oí exclamar, sin tener don de lenguas ni nada parecido:
¡Hummm! ¡Eu acredito que isto é o verdadeiro sabor do melhor patê de sardinhas português!


Este aperitivo tan rico no lo voy a maridar con ningún libro, ni siquiera CON algo, sino CONTRA la carestía de entendederas, los papafritas, la cerrazón y todos los peligros que conllevan. Esta fotografía está expuesta en el escaparate de una tienda de enmarcaciones de la calle Feria de Sevilla. A mí me parece muy buena. Todos, empezando por el perro y a excepción de bebé, que es un poco acelga, parecen haber nacido para estar en esa foto. Lo que cuenta de nosotros no es muy bueno, creo, pero es innegable que es verdadero. Si la firmara un Cartier-Bresson, si se colgara en una galería de de Nueva York, sería arte. Si la firma uno de los nuestros, si se expone en un escaparate del barrio, es una provocación y ya verás como te pille. Sin duda esta fotografía debe estar acarreando no pocas molestias a quien se ha atrevido a exponerla en su escaparate, como el dibujo que colgó la semana anterior y que, independientemente de su valía artística (en mi opinión, ninguna) tuvo que quitar para evitar problemas mayores y por su poca afición a ofender conciencias ajenas. Rezo, por nuestro común futuro, porque ésta aguante un poco más.

8 comentarios:

  1. Pues habrá que probarlo, ¿no? Yo quieroooo ¡Besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se tarda menos en prepararlo que en contarlo, así que el próximo día que vengas, sin falta. Besitos.

      Eliminar
  2. Se me acaba de hacer la boca agua solo acordarme del parte de sardina de Portugal. Ummmm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muito, muito, muito, muito bon! Jajajaja.

      Eliminar
  3. Este paté lo voy a hacer y, lo que es aún más inverosímil, lo voy a catar ya que............... "de el caserío me fío" como decía su famoso eslogan. No es que sea santo de mi devoción pero.......... El caso es que los paté de sardinas de Portugal son todo un monumento gastronómico, unos entrantes perfectos y sabrosísimos. En cuanto a la foto: arte puro y Andalucía cañi por doquier, ¡hace falta tener una imaginación muy feraz para meter en un reducto tan pequeño tanto tópicazo! A mí me gusta una jarta. Besos vestidos de lunares y faralaes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo. Los quesitos de El caserío tienen textura pero no sabor, es un emulsionante perfecto. Ya me contarás. Si no quieres que te quede muy picante, usa mejillones en escabeche en vez de en salsa picante. Y, como Montse, te prometo que, la próxima, sin queso. Jajajaja. Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¡¡ El paté lo voy a preparar....voy a "copiaros" la receta !! Aunque a ver como me las ingenio para no ponerle queso (producto éste que no puede ni oirlo nombrar mi marido...tendré que usar la imaginación).
    La fotografía....sólo debo decir: óle, ole y ole el arte y la gracia andaluza....que nos reimos de nosotros mismos con todo el salero, que nos gusta, nos alegra y disfrutamos cuando se rien con nosotros....pero ¡¡ ojito !! no de nosotros. Esa foto es arte...lo demás tontería.
    Un abrazo desde "Vuestra cocina".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Toñi, conste que hablo de oídas, bueno, más bien de leídas, pero creo que el queso lo podrías sustituir por cebolla. Pochas cebolla picadita a fuego medio y cuando esté lista añades las sardinas, los mejillones y las salsas. Un poco más de fuego bajo, dejas enfriar y trituras. Será distinto, pero puede estar muy bueno también. Un beso muy grande.

      Eliminar