sábado, 26 de septiembre de 2015

PAPAS CON CALAMARES




Éste es sin duda uno de mis platos favoritos de toda la vida. Se lo pedía constantemente a mi madre, especialmente los domingos, a pesar de las miradas que me echaban mis hermanos que preferían otra cosa. Que le vamos a hacer, me encantaba y me sigue gustando una barbaridad, aunque con el tiempo ya no tengo un plato favorito, la cosa va variando por cuestión de antojos, calores, olores y si ya es con hambre, todo se convierte en un manjar, y si no que nos lo digan a los que salimos de trabajar  a las tres de la tarde y  estamos devorando cualquier cosa media hora más tarde.

Esta receta también la dedico a alguien muy especial en mi vida, a quien le cuesta un poco organizar los menús de la semana (o eso dice, porque yo veo que se apaña estupéndamente), y que ya está esperando con los calamares listo para empezar a cocinar. 
A ti que me cuidas tanto... 

Ingredientes:
Mi madre me enseñó que a la hora de hacer un guiso de papas, las viejas son las mejores, y que hay que poner una papata grande (pero grande) por comensal, y añadir una más por si acaso. Para hoy tenía patatas viejas pero no eran muy grandes, así que he puesto tres para cada uno. Pues eso: patatas viejas, aceite, sal, pimienta, 1 tomate, 1 pimiento, 1 cebolla pequeña, 2 dientes de ajo, 1 vaso de vino blanco, unas hojas de laurel, medio kilo de calamares (para dos/tres personas).

Preparación:

Vamos a empezar con un sofrito de tomate, pimiento, cebolla y ajo. A fuego medio bajo.


Mientras se hace, vamos lavando las anillas de calamar que es lo que he comprado hoy. Puedes usar choco, calamar entero (yo le pido al pescadero del Supersol que me lo limpie, que es bien majo), anillas,... lo que quieras.



Y pelamos y chascamos las papas.


Batimos el sofrito (cuestión de manía).




En la olla express con un buen chorreón de aceite rehogamos los calamares con las papas.
Salpimentamos y añadimos el sofrito batido y unas hojitas de laurel.
Mareamos un buen rato.


Añadimos un vaso pequeño de vino blanco y damos unos minutos de coción.
Cubrimos con agua y tapamos la olla.
Yo le he dado 20 minutos.


Abrimos la olla y añadimos un poco de colorante alimenticio o pimentón dulce.
Removemos un poco para mezclar con el calor.
Y el resultado...delicioso.


No sé vosotros pero yo he despertado al otoño con ganas de guisoteo, así que esta semana caerá de nuevo.

¡Saludos blogueros!

3 comentarios:

  1. Ahora ya me gusta. Y mucho! Pero cómo me repateaban de pequeña...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acuerdo, me acuerdo, jjjj más besos!

      Eliminar
    2. Me acuerdo, me acuerdo, jjjj más besos!

      Eliminar