sábado, 26 de septiembre de 2015

JUDÍAS VERDES CON TOMATE Y CHORIZO





Me encanta este plato. La única pega es la que le pone mi hijo a las verduras si no es en puré. Así que cuando lo hago, exclusivamente para mi, siempre saco para dos o tres veces. Menos mal que tengo un frigorífico grande y un buen congelador para guardar.

La receta viene de años, en concreto del año 1998, año en el que compartí piso en Sevilla con dos chicas muy apañas y con las que aprendí muchas de las cosas que aprendí en la cocina. Esta receta la hacía mucho Begoña, una chica de Ronda a la que le perdí la pista y que también me enseñó a amasar croquetas con dos cucharas...cosa que ya no hago...
Pues a Begoña, si alguna vez me lee, gracias por la receta, recuerdo de mis días de estudiante.

Ingredientes:
Judias verdes (las puedes cocer tú en agua con un chorreón de aceite y sal, o comprarlas de lata o bote; yo aquí he usado una lata de las grandes), 3 ajitos bien picados, chorizo picado, pimienta y tomate frito.

Preparación:

Empezamos por picar los ajitos y dorarlos en una sartén.


Añadimos las judías verdes bien limpias y escurridas.
Retírales los cabitos que tan desagradables son si te los metes en la boca.
Rehoga.


Añade el chorizo picado y remueve bien para que las judías cojan el sabor.


Por último, añade el tomate y baja el fuego. Remueve y mezcla bien.


¿Qué te parece? Yo lo tengo hoy de primero, ¿gustas?


¡Saludos blogueros!

SALTEADO DE ARROZ CON JAMÓN


Vamos a por la tercera receta del día de hoy. Otra idea para preparar una cena en poco más de 15 minutos.


Con muy poquitos ingredientes de esos que yo siempre tengo en casa se puede preparar una buena cena para esos días en que se te va la tarde en mil cosas y ninguna y no sabes qué poner.

Ingredientes:
Arroz cocido, jamón en taquitos, aceite, sal, huevo y orégano.


Preparación:

Empezamos por cocer el arroz en agua con sal.

En una sartén grande salteamos los daditos de jamón que a mi me gusta cortar en trozos muy pequeños. Aún si los compro ya cortados, los vuelvo a trocear.


Añado el arroz cocido y escurrido a la sartén. 
Removemos y añadimos el orégano.


Agregamos el huevo batido.


Remover a modo de revuelto.




Y para completar el menú, de segundo, una rodaja de queso "provolone" que se hace tal cual se compra en una buena sartén antiadherente (al ser un queso graso, no necesita que le añadas nada de aceite, y no se pega).


Acuérdate de tener pan o tostas para el queso.
El provolone que yo compro en el Aldi ya trae el orégano incorporado, si el que compras no lo trae, échale un poco, pues le va genial...


Lista la cena, hasta la próxima receta. ¡Saludos!

PAPAS CON CALAMARES




Éste es sin duda uno de mis platos favoritos de toda la vida. Se lo pedía constantemente a mi madre, especialmente los domingos, a pesar de las miradas que me echaban mis hermanos que preferían otra cosa. Que le vamos a hacer, me encantaba y me sigue gustando una barbaridad, aunque con el tiempo ya no tengo un plato favorito, la cosa va variando por cuestión de antojos, calores, olores y si ya es con hambre, todo se convierte en un manjar, y si no que nos lo digan a los que salimos de trabajar  a las tres de la tarde y  estamos devorando cualquier cosa media hora más tarde.

Esta receta también la dedico a alguien muy especial en mi vida, a quien le cuesta un poco organizar los menús de la semana (o eso dice, porque yo veo que se apaña estupéndamente), y que ya está esperando con los calamares listo para empezar a cocinar. 
A ti que me cuidas tanto... 

Ingredientes:
Mi madre me enseñó que a la hora de hacer un guiso de papas, las viejas son las mejores, y que hay que poner una papata grande (pero grande) por comensal, y añadir una más por si acaso. Para hoy tenía patatas viejas pero no eran muy grandes, así que he puesto tres para cada uno. Pues eso: patatas viejas, aceite, sal, pimienta, 1 tomate, 1 pimiento, 1 cebolla pequeña, 2 dientes de ajo, 1 vaso de vino blanco, unas hojas de laurel, medio kilo de calamares (para dos/tres personas).

Preparación:

Vamos a empezar con un sofrito de tomate, pimiento, cebolla y ajo. A fuego medio bajo.


Mientras se hace, vamos lavando las anillas de calamar que es lo que he comprado hoy. Puedes usar choco, calamar entero (yo le pido al pescadero del Supersol que me lo limpie, que es bien majo), anillas,... lo que quieras.



Y pelamos y chascamos las papas.


Batimos el sofrito (cuestión de manía).




En la olla express con un buen chorreón de aceite rehogamos los calamares con las papas.
Salpimentamos y añadimos el sofrito batido y unas hojitas de laurel.
Mareamos un buen rato.


Añadimos un vaso pequeño de vino blanco y damos unos minutos de coción.
Cubrimos con agua y tapamos la olla.
Yo le he dado 20 minutos.


Abrimos la olla y añadimos un poco de colorante alimenticio o pimentón dulce.
Removemos un poco para mezclar con el calor.
Y el resultado...delicioso.


No sé vosotros pero yo he despertado al otoño con ganas de guisoteo, así que esta semana caerá de nuevo.

¡Saludos blogueros!

HOJALDRE DE CARNE




Por fin tengo conexión de internet para subir recetas que he ido acumulando estos días. La primera va para mi sobrino Jairo, que se quedó en casa unos días de este verano y creo que anda detrás de su madre para que le prepare este hojaldre de carne desde entonces.
El plato no tiene ningún secreto, es sólo que hay comidas que se preparan más en unas casas que en otras. En este blog no preparamos platos super elaborados ni complicados, pero si sacamos ideas para variar en la cocina... Así que Jairo, toma nota, que esto es tan fácil que os podéis poner un día tu hermano y tú y hacerlo.
Y mira que la cara que me pusiste al principio era de "eso no me lo como yo ni muerto de hambre". Pues eso, que me alegro mucho de lo que te gustó...y que cuando quieras te esperamos de nuevo en casa.

Ingredientes:
1 placa de hojaldre del que no sube (en Mercadona tienes uno de hacendado en el que dice "no sube"; si compras cualquier otro, pínchalo bien con un tenedor para evitar que suba la masa al hornear), 600 g de carne picada (yo nunca compro preparados de carne picada, me gusta ver lo que como y le pido al carnicero que me pique 300g de carne de cerdo y otros 300g de carne de ternera), tomate frito, orégano, albahaca, romero, tomillo, sal, pimienta, 3 dientes de ajo, aceite y 1 huevo (para pintar el hojaldre si se quiere).
Queso cheddar para fundir (opcional).

Preparación:
Vamos a empezar por preparar el relleno que es el mismo que utilizo cuando preparo la carne de la lasaña.
En una sartén grande con un chorreón de aceite picamos los ajitos en trocitos muy pequeños. Doramos. Incorporamos la carne, salpimentamos y añadimos las especias. Removemos y mezclamos todo, que se haga y se separe bien la carne, que no quede apelmazada. Por último incorporamos la salsa de tomate frito, con el fuego un poco más bajo, mezclamos bien y reservamos.


Ahora vamos con el hojaldre. La masa de hojaldre puede ser cuadrada o circular. La que os digo del Mercadona es cuadrada y ya vienen dos partes, una para la base y otra para cubrir. La que he usado aquí es del Aldi, es circular y más grande, así que utilizo una mitad para rellenar y la otra mitad para taparlo luego.

Lo primero, pinchar la masa con la ayuda de un tenedor por toda la base.

Rellenar con el preparado de carne que hemos hecho antes.




Opcinalmente, y según gustos, añadir queso para fundir. El que preparé para Jairo no llevaba queso porque como a nuestro amigo Ricardo, no le gusta pero na de na...jjj

Cerrar bien el hojaldre para que no se abra al hornear.


Untar con huevo batido y al horno a 220º. No soy yo muy buena para marcar tiempos en el horno. Aquí la carne ya está cocinada, así que lo suficiente para que el hojaldre tome color dorado. Precalienta el horno 5 minutos y en cuestión de 10 minutos ya está el hojaldre listo.


(¡Que foto más mala, Dios!)


A la hora de pincelar con huevo batido para hornear hay quien utiliza sólo la yema, que da un tono más dorado y bonito. Si ponemos el huevo entero el color sale ligeramente más claro, pero yo lo pongo entero, la verdad, por aquello de qué hago después con la clara... y mi afán de no tirar nada...

Ya con esto, saludos a tod@s, y ya me dirás, Jairo, si lo habéis hecho en casa.


sábado, 19 de septiembre de 2015

Crudités de zanahorias con salsa de mayonesa y wasabi.

Ay, pena, penita, pena, pena de mi coração, que me corre por las venas, con la fuerza de un çiclão...

Para mí que no sólo tenemos el blog chuchurrío sino que, así, poquito a poco y a lo tonto, lo estamos dejando morir. Las cosas son como son, es una verdad que muchos olvidan... como decía Colette. Y acerca del por qué tal cosa sucede, tengo dos teorías: una buena y otra mala.

La buena es porque estamos más por vivir (incluso comiendo) que por contar cómo tales viandas se procesan y preparan hasta su idónea degustación.

La mala es que somos unas vagas, unas languis, unas inconstantes que, lo que es peor, ni siquiera tienen el sentido y la sensibilidad de valorar, hermanas ellas y todo, lo que tan valioso entre manos y pucheros se traían.

Como toda respuesta a cualquier cuestión en la vida vendrá with the wind, digo con el tiempo... Por ir haciendo algo y porque carezco de ese lastre llamado vergüenza, hoy os traigo unas fantásticas zanahorias en crudités para que entretengáis la primera cerveza de vuestros invitados o de vosotros mismos sin añadir calorías ni nada que daño haga, según el médico.


Basta con tener:

Zanahorias.

Mayonesa del frasco, Carrasco.

Salsa wasabi.


Que haremos lo siguiente:

En un vaso de los de beber agua (si sois como yo) o en algo más mono y ad hoc (si tenéis variedad y esas cosas) ponemos unas cucharadas de mayonesa y un poquito (es muy, muy picante) de la salsa wasabi y removemos. La mancha verde que veis en la foto es porque la hice deprisa y corriendo y apenas removí, cosas del stress moderno. Pelamos las zanahorias, las cortamos en tiras y las ponemos dentro. La foto es de Rosalia, por eso es mucho mejor que todas las mías.


Por cierto, ¿soy la única que opina que las zanahorias en crudo tienen exactamente (nada de aproximado) el mismo sabor que las castañas, sólo que son mil veces más fáciles de pelar? Por favor, comenten, que este blog se va a morir por falta de comentarios... Yo no digo na!